sábado, 22 de marzo de 2014

LA HISTORIA DEL MAQUILLAJE

Hoy en día, maquillarse es algo perfectamente común. Pero como todo en la historia de la humanidad, no es más que una costumbre adquirida tras un tiempo, por determinadas razones. Hoy queremos contarte la historia del maquillaje, nuestro gran aliado a la hora de hablar de belleza. ¿Quieres conocerla?
El maquillaje en la antigüedad
Los primeros en utilizar el maquillaje fueron los egipcios, ya que muchas tumbas de los mismos contienen productos cosméticos: las mismísima Cleopatra utilizaba un lápiz labial rojo que se hacía con el carmín de los escarabajos.

                                             
Sin embargo, con el paso del tiempo el maquillaje cayó en desuso, y desde la Edad Media hasta finales del siglo XIX dejó de utilizarse. Solo las prostitutas y las mujeres de clase baja se atrevían a usar color en sus rostros, mientras que las clases altas se jactaban de su palidez..
                                        
Fue recién a comienzos del siglo XX cuando el maquillaje comenzó a hacerse moneda corriente.
         
                                               

El maquillaje del siglo XX

A finales de 1800 se hizo común la fotografía tipo retrato, y el uso de maquillaje se convirtió en algo habitual para esta época. Los espejos se volvieron más accesibles, y cada vez más personas se compraban uno para sus casas. Si bien estos dos puntos eran importantes, la clave en el uso habitual del maquillaje fueron las películas.


                                           .
Los actores de teatro solían utilizar maquillajes muy pesados que les permitirían ser visibles hasta la persona de la última fila. Sin embargo, eso no era lo apropiado para el cine, por lo que en 1914 la empresa Max Factor desarrolla la primera base que no se agrieta.
                           
Fue Max Factor quien creó luego los lápices de labios y los perfiladores de cejas, y quien popularizó el término "maquillaje". Fue en el año 1920 cuando sacaron sus productos al mercado debido a la demanda de mujeres que querían parecerse a sus actrices favoritas.  
                                                       
 En 1915 también surgía otra de las grandes: Maybelline. La hermana de T.J. Williams había creado la primera máscara de pestañas con vaselina y polvo de carbón. Y fue Ford quien consiguió, mediante su pintura para coches de secado rápido, hacer una mejora notable en el mundo de los esmaltes de uñas; siendo Charles Revson, co fundador de Revlon, quien lo popularizó en los Estados Unidos. En la década de los 50, él fue el que inventó eso de combinar el esmalte de uñas con el lápiz labial.
                              

A partir de ese momento, el maquillaje pasó a ser parte de la vida diaria de la mujer, y hoy en día es algo casi tan común como ser adicta a los cosméticos.