martes, 24 de junio de 2014

COMO HACER UN JABÓN DE ÁLOE VERA ARTESANAL

El aloe vera es una planta excelente para el cuidado de la piel puesto que ayuda a regenerar los tejidos de la dermis y a mantenerla siempre sana e hidratada. En este artículo es para como   saber cómo hacer jabón de aloe vera, el cual es ideal para el tratamiento de pieles irritadas, agrietadas, con manchas, acné, psoriasis, etc. Una receta muy sencilla que puedes elaborar en casa, no dudes en aprovecharte de los múltiples beneficios de este jabón natural.


Para hacer este jabón casero, necesitamos además de aloe vera, aceite de oliva virgen, agua, sosa cáustica y un aceite esencial si queremos aportarle un aroma específico.
Primero, hierve el agua y luego viértela en un recipiente de plástico.
Añade la sosa cáustica en el recipiente, remueve la mezcla y déjala enfriar una hora, aproximadamente. Es preferible realizar este paso en un espacio abierto o con buena ventilación y usar guantes.
Mientras la mezcla se enfria, puedes cortar el aloe vera para retirar la pulpa con la ayuda de un cuchillo y una cuchara. Bate los trozos de aloe vera y templa el aceite de oliva en el microondas.

Mientras la mezcla se enfría, puedes cortar el aloe vera para retirar la pulpa con la ayuda de un cuchillo y una cuchara. Bate los trozos de aloe vera y templa el aceite de oliva en el microondas.
Cuando la mezcla se haya enfriado será el momento de añadir poco a poco el aceite de oliva. No dejes de remover la mezcla siempre en la misma dirección hasta que notes que se espesa.
Ahora añade el aloe vera bien batido a la mezcla que has preparado en el recipiente y remueve todos los ingredientes. Cuando esté casi cuajado puedes incorporar, si te agrada, un poco de aceite esencial, ya sea de lavanda, rosas, etc.

Por último, cuando obtengas una mezcla uniforme únicamente debes volcarla en un recipiente que sea amplio y de poca altura. Al día siguiente, se habrá creado una masa más compacta y puedes aprovechar para cortar los trozos de jabón de aloe vera. Luego, debes dejar que repose de 15 a 30 días, este será tiempo suficiente para que se endurezca y podamos empezar a utilizarlo.