viernes, 13 de junio de 2014

HAY QUE TENER CUIDADO CON LA PIEL SECA

La principal característica del cutis seco es su sensibilidad. Por lo tanto, es sumamente necesario aplicar productos que suplan la falta de grasa en nuestro rostro, nutran y protejan la piel.

Debes aplicar mascarillas que tengan altos contenidos de aceites vegetales para impedir la formación de arrugas y el envejecimiento prematuro.

Mascarillas Pure Nature

Mascarilla Gel Hidratante Té Blanco

Hidrata tu piel con Té Blanco
Para todo tipo de pieles. Rica en antioxidantes que revitalizan tu piel. Aplicar sobre la piel limpia evitando el contorno de ojos. Dejar actuar durante 10 minutos y aclarar. 50  ml.

La piel seca es una condición hereditaria. Por esta razón, sólo podemos aminorar sus efectos y consecuencias y no eliminarlas en su totalidad.
 Como todo en la vida, con este tipo de cutis hay aspectos positivos y negativos. Los puntos positivos son la ausencia de acné, espinillas y puntos negros. Generalmente estos factores no se desarrollan en las pieles secas, los poros están cerrados y tenemos una textura suave, fina y delicada. Sin embargo, los puntos críticos es que la piel seca se irrita con facilidad y los cambios medioambientales le afectan con gran intensidad.
 Si no le entregamos un cuidado apropiado nos encontraremos con una piel sin vida y agotada.

Factores que propician una piel seca:

 
 NOOOOOOO

Usar agua muy caliente en el baños.
Nadar seguido en piscinas con cloro.
No aplicarse crema humectante después de los baños.
El aire acondicionado y la calefacción.


Cuidados básicos para una piel seca:
 

 SIIIIIIII

Utilizar una crema humectante, protector solar y exfoliante para piel seca.
Aplicarse crema o aceite después del baño (evita los que tengan olores).
Báñate con agua tibia.
Toma dos litros de agua diario.
Utiliza jabones para piel seca que no tengan fragancias.
Seguir estos consejos por un mes.
En el invierno humecta tu piel continuamente, porque en esos meses el rostro tiende a secarse más.


Mascarillas para el rostro seco. Estas ayudan a la circulación facial, a nutrir la piel y eliminar las toxinas que deterioran la apariencia de tu cutis:

 Palta: Muele 1/2 plata (aguacate)  hasta que haya una pasta consistente y mezcla con 2 cucharadas de aceite de almendras. Aplica sobre tu rostro evitando el área de los ojos y deja actuar durante 30 minutos, luego retira con agua fría.


Maní: Tritura, en una batidora, los maní hasta que queden lo más pulverizados posible. Luego, debes mezclar el resultado del maní con 1 cucharada de miel y aceite de oliva. Aplica sobre el rostro y deja actuar por 15 minutos, luego retira la mascarilla con agua tibia.


Café: Mezcla  4 cucharadas de café con 4 de cacao, añade 8 de leche entera y combina hasta lograr una maza.  Aplica sobre el rostro y cuello por 15 minutos y retira con agua tibia.


Plátano: Mezcla medio plátano en una batidora junto a 2 cucharadas de miel y 4 de agua de rosas. Cuando la combinación esté compacta aplica en el rostro por 5 minutos y enjuaga con agua caliente.



Yema de huevo: En una batidora mezcla 1 yema de huevo y agrega ½ cucharita de aceite de almendras dulces. Luego, agrega 1 cuchara de miel y aplica en el rostro por 25 minutos. Enjuaga con agua tibia para retirar.


A medida que envejecemos nuestra piel se torna más seca, nos pica y se pone escamosa principalmente en climas fríos. Para complementar la humectación, puedes aplicar distintos aceites en tus duchas que hidratarán tu piel.

 


Debes ser constante con todos los cuidados que le das a tu piel. No olvides  ingerir suficiente agua y humectarla y usar proteccion solar a diario