domingo, 29 de junio de 2014

PORQUE LA PIEL DE MI CARA ESTA SECA

La piel reseca es un problema común que en ocasiones puede llevarnos a padecer molestas condiciones tópicas como sensibilidad, dermatitis o irritaciones. Pero además esta condición se traduce también en un problema estético, haciendo que nuestra dermis luzca apagada, opaca e incluso envejecida. Pero antes de atender el problema y mejorar su apariencia, resulta importante descubrir qué ocasiona la sequedad, por eso te explicamos por qué tu piel está reseca y cómo solucionarlo.
                
CAMBIOS DE CLIMA
Los cambios climáticos son responsables en gran medida de que nuestra piel se reseque. El sol extremo, el calor de los meses de verano y los cambios radicales de temperatura cuando usamos aire acondicionado afectan el equilibrio y humedad de nuestra piel conduciendo a la sequedad.
Por eso resulta fundamental que durante estos meses la hidratemos a diario con productos que contengan vitaminas y nutrientes, lo que nos ayudará a mantener mejor la humedad de la dermis beneficiando su apariencia. Además es importante proteger la piel con con protectores solares adecuados en el verano,

FALTA DE HIDRATACION
Al contrario de lo que muchos piensan, una piel hidratada no es producto únicamente del uso de cremas externas, sino también del líquido que ingerimos. Es por esto que si no tienes el hábito de beber mucha agua a diario posiblemente tu piel luzca opaca y seca, algo que cambiará si mejoras tu forma de hidratarte.
Recuerda que es necesario ingerir 2 litros de líquido al día contenidos en el agua y los alimentos que consumimos. Si practicas actividad física, esta cantidad deberá ser mayor para suplir tus necesidades.

USAR TRATAMIENTO FACIAL ADECUADOS
Elegir cosméticos con ingredientes inadecuados para nuestra piel es uno de los detonantes de la resequedad, así como de las alergias o las dermatitis que pueden afectar a nuestra piel. Los químicos contenidos en el maquillaje, los productos cosméticos, los de limpieza o los jabones que usamos a diario pueden deteriorar nuestra dermis produciendo sequedad y molestias.
Recuerda que si tienes piel sensible deberás elegir siempre cosméticos que no sean demasiado fuertes para tu dermis, de este modo conseguirás mantenerla en buen estado. Además es recomendable usar guantes durante las tareas domésticas para cuidar así nuestras manos y evitar que luzcan secas.


DUCHARSE DEMASIADO 
Nuestra piel cuenta con una capa de grasa que le sirve de protección frente a los agentes externos que pueden dañarla. Cuando no la protegemos de forma adecuada o cuando la lavamos demasiado, especialmente usando productos muy fuertes que alteran su pH, el resultado será una piel reseca.
Toma en cuenta que no debes excederte lavando tu piel y que cuando lo haces debes siempre usar productos adecuados para tu tipo de dermis que sean, de preferencia, de pH neutro para respetar su adecuado balance. Utiliza siempre un limpiador facial para el rostro y jabones hidratantes para el cuerpo.

ENVEJECIMIENTO
La pérdida de colágeno y elastina propios del envejecimiento, así como los cambios hormonales que se presentan en el caso de las mujeres, afectan la humedad de la piel conduciendo a la resequedad.
En estos casos lo recomendable es emplear cremas cosméticas antiedad adecuadas al tipo de piel que ayuden a mantenerla hidratada y en buen estado.

ENFERMEDADES DE LA PIEL
Condiciones variadas de la piel como roseasa que también pueden conducir a la sequedad de la dermis. En estos casos es ideal usar BIOCLINIC apariencia de la piel y devolverle su hidratación.